domingo, 29 de abril de 2018

Evangelio (Jn 14,21-26):Lunes V de Pascua

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

Día litúrgico: Lunes V de Pascua


Texto del Evangelio (Jn 14,21-26): En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él». Le dice Judas, no el Iscariote: «Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?». Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho».

Resultado de imagen de «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él

 Comentario
Rev. D. Norbert ESTARRIOL i Seseras
(Lleida, España)


«El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho»

Hoy, Jesús nos muestra su inmenso deseo de que participemos de su plenitud. Incorporados a Él, estamos en la fuente de vida divina que es la Santísima Trinidad. «Dios está contigo. En tu alma en gracia habita la Trinidad Beatísima. —Por eso, tú, a pesar de tus miserias, puedes y debes estar en continua conversación con el Señor» (San Josemaría).

Jesús asegura que estará presente en nosotros por la inhabitación divina en el alma en gracia. Así, los cristianos ya no somos huérfanos. Ya que nos ama tanto, a pesar de que no nos necesita, no quiere prescindir de nosotros.

«El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él» (Jn 14,21). Este pensamiento nos ayuda a tener presencia de Dios. Entonces, no tienen lugar otros deseos o pensamientos que, por lo menos, a veces, nos hacen perder el tiempo y nos impiden cumplir la voluntad divina. He aquí una recomendación de san Gregorio Magno: «Que no nos seduzca el halago de la prosperidad, porque es un caminante necio aquel que ve, durante su camino, prados deliciosos y se olvida de allá donde quería ir».

La presencia de Dios en el corazón nos ayudará a descubrir y realizar en este mundo los planes que la Providencia nos haya asignado. El Espíritu del Señor suscitará en nuestro corazón iniciativas para situarlas en la cúspide de todas las actividades humanas y hacer presente, así, a Cristo en lo alto de la tierra. Si tenemos esta intimidad con Jesús llegaremos a ser buenos hijos de Dios y nos sentiremos amigos suyos en todo lugar y momento: en la calle, en medio del trabajo cotidiano, en la vida familiar.

Toda la luz y el fuego de la vida divina se volcarán sobre cada uno de los fieles que estén dispuestos a recibir el don de la inhabitación. La Madre de Dios intercederá —como madre nuestra que es— para que penetremos en este trato con la Santísima Trinidad.

Texto del Evangelio Domingo V (B) de Pascua

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

Día litúrgico: Domingo V (B) de Pascua


Texto del Evangelio (Jn 15,1-8): En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.

»Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos».

Resultado de imagen de yo soy la vid y ustedes los sarmientos

«La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto»

Rev. D. Joan MARQUÉS i Suriñach
(Vilamarí, Girona, España)

Hoy, el Evangelio presenta la alegoría de la vid y los sarmientos. Cristo es la verdadera vid, nosotros somos los sarmientos y el Padre es el viñador.

El Padre quiere que demos mucho fruto. Es lógico. Un viñador planta la viña y la cultiva para que produzca fruto abundante. Si nosotros montamos una empresa, querremos que rinda. Jesús insiste: «Yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto» (Jn 15,16).

Eres un elegido. Dios se ha fijado en ti. Por el bautismo te ha injertado en la viña que es Cristo. Tienes la vida de Cristo, la vida cristiana. Posees el elemento principal para dar fruto: la unión con Cristo, porque «el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid» (Jn 15,4). Jesús lo dice taxativamente: «Separados de mí no podéis hacer nada» (Jn 15,5). «Su fuerza no es sino suavidad; nada hay tan blando como esto, y nada como esto tan firme» (San Francisco de Sales). ¿Cuántas cosas has querido hacer sin Cristo? El fruto que el Padre espera de nosotros es el de las buenas obras, el de la práctica de las virtudes. ¿Cuál es la unión con Cristo que nos hace capaces de dar este fruto? La fe y la caridad, es decir, permanecer en gracia de Dios.

Cuando vives en gracia, todos los actos de virtud son frutos agradables al Padre. Son obras que Jesucristo hace a través tuyo. Son obras de Cristo que dan gloria al Padre y se convierten en cielo para ti. ¡Vale la pena vivir siempre en gracia de Dios! «Si alguno no permanece en mí [por el pecado], es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego (...) los echan al fuego y arden» (Jn 15,6). Es una clara alusión al infierno. ¿Eres como un sarmiento lleno de vida?

Que la Virgen María nos ayude a aumentar la gracia para que produzcamos frutos en abundancia que den gloria al Padre.

jueves, 26 de abril de 2018

¿Qué son las reliquias?

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado


Viene del anterior. Continuación.
Lorena Bais

¿Qué son las reliquias?

Resultado de imagen de Beso de reliquias SAN. Pio de Pietrelcina
S. Pio de Pietrelcina incorrupto

(reliquia de primera clase)

Las reliquias son objetos conectados a un santo y se pueden clasificar en tres clases. Una reliquia de primera clase es todo o parte de los restos físicos de un santo. Esto puede ser un trozo de hueso, un vial de sangre, un mechón de pelo o incluso el cráneo o el cuerpo incorrupto.

Imagen relacionada

de S. Jan Pablo II (de segunda clase)

(Cientos de feligreses católicos abarrotaron la iglesia Catedral de Santa Ana para venerar las Reliquias de San Juan Pablo II. La muestra de sangre del Santo Papa (que se conserva líquida después de 10 años) fueron traídas a El Salvador  por la Congregación Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María (SCTJM), con sede en Miami.)

Una reliquia de segunda clase es cualquier objeto que el santo utilizase con frecuencia (ropa, por ejemplo).


La bala engarzada en la corona (imagen Creative Commons)

La bala que disparó el que atentó contra S. Juán Pablo II, 
está incrustada el la corona de la virgen de Fátima.
véase debajo de la cruz remate. 

Una reliquia de tercera clase es cualquier objeto que haya tocado una reliquia de primera o segunda clase.

Resultado de imagen de Altar de Reliquias de catedrals
Altar de reliquias de una Catedral

Los católicos conservan las reliquias de santos y se cree que la gracia de Dios fluye a través de dichos objetos hacia las almas devotas que los veneran.



¿En qué parte de la Biblia aparecen las reliquias?
El uso de objetos relacionados con una persona santa se remonta hasta el Antiguo Testamento. En él aparece un episodio del Libro Segundo de los Reyes, donde aparece el uso de reliquias.

Resultado de imagen de profeta eliseo y el manto


“Eliseo murió y lo sepultaron. Ya entrado el año, vinieron bandas armadas de moabitas a la tierra. Aconteció que estaban unos sepultando a un hombre cuando súbitamente vieron una banda armada; entonces arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo. Pero tan pronto tocó el muerto los huesos de Eliseo, revivió y se puso en pie” (2 Reyes 13:20-21).

Incluso en el Nuevo Testamento aparece cómo Dios utiliza objetos para obrar curaciones. En el Evangelio de Marcos aparece cómo se cura una mujer al tocar el manto de Jesús.


Inmediatamente la fuente de su sangre se secó, y sintió en el cuerpo que estaba sana de su azote”


“[…] cuando oyó hablar de Jesús se acercó por detrás entre la multitud y tocó su manto, porque decía ‘Si toco tan sólo su manto, seré salva’. Inmediatamente la fuente de su sangre se secó, y sintió en el cuerpo que estaba sana de su azote” (Marcos 5:27-29).

Existen otros ejemplos en las vidas de los apóstoles donde se muestra claramente cómo Dios obra milagros a través de objetos conectados a un santo.

Tránsito de Santo Domingo de Guzmán

¿Las reliquias tienen poder?

Aunque la Iglesia anima a la veneración de reliquias, es importante recordar que no es el objeto en sí el que ejerce la curación. Un trozo de hueso no puede curar a una persona con cáncer terminal. Sin embargo, Dios puede utilizar una reliquia de un santo para curar, de la misma forma que utilizó su manto para curar a la mujer con hemorragia. La reliquia es un instrumento del poder milagroso de Dios.

Comprender la fuente del poder evita que las personas veneren el objeto y eleva sus almas hacia Dios.


 ¿La Iglesia ha apoyado esta práctica a través de los tiempos?
La Iglesia ha defendido la veneración de reliquias desde el principio. Una carta escrita tras el martirio de san Policarpo en el 156 a. C. explica cómo los fieles veneraban sus huesos y tenían un cuidado especial con ellos.

“Y así nosotros, después, recogimos sus huesos, que son mucho más valiosos que piedras preciosas y que oro refinado, y los pusimos en un lugar apropiado; donde el Señor nos permitirá congregarnos, según podamos, en gozo y alegría, y celebrar el aniversario de su martirio”.

Resultado de imagen de Las reliquias de los Santos


En definitiva, las reliquias de los santos nos permiten acercarnos a aquellos hombres y mujeres santos del pasado y Dios utiliza estos objetos para bendecir de forma especial a las almas fieles. No se deben venerar, pues su propósito es guiarnos hacia la adoración definitiva de un único Dios. Ellas nos recuerdan el camino que lleva a la Cruz y a través de ella a la Santidad. Son pequeños signos que nos remiten a Dios. Objetos que pertenecieron a personas santas o que tuvieron contacto con ellas.


Ayudanos a mantener el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

Misioneros Digitales Donaciones


Lorena Bais |

Confeccionado por Franja.

Los cristianos y la veneración a las Reliquias de los Santos

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

Entrada nueva en Misioneros Digitales Católicos MDC


Resultado de imagen de Veneración de reliquias

Los cristianos y la veneración
a las Reliquias de los Santos

por Lorena Bais


La costumbre cristiana de venerar reliquias tiene a sus espaldas siglos de historia. Con estos objetos muchos bautizados recuerdan a hombres y mujeres de todos los tiempos que han testimoniado, de modo especial, su amor a Cristo y su fidelidad a la fe.

En ocasiones, sin embargo, se han producido desviaciones, engaños o excesos que falsean el sentido correcto que tienen las reliquias según la Iglesia. Por eso podemos preguntarnos: ¿cuál es la doctrina católica sobre el tema de las reliquias?

Tras el Vaticano II, y después de un largo proceso de revisión, el Papa Juan Pablo II promulgó el año 1983 un nuevo “Código de Derecho Canónico”. En el mismo hay una sección dedicada al “culto de los santos, de las imágenes sagradas y de las reliquias”, que recoge los cánones 1186-1190. Tras ofrecer algunas normas sobre el culto de los santos y sobre las imágenes, el canon 1190 habla explícitamente de las reliquias:

Resultado de imagen de Veneración de reliquias

“Canon 1190: #1. Está terminantemente prohibido vender reliquias sagradas.

# 2. Las reliquias insignes, así como aquellas otras que son honradas con gran veneración por el pueblo, no pueden en modo alguno enajenarse válidamente o ser trasladadas a perpetuidad sin licencia de la Sede Apostólica.

# 3. Lo prescrito en el # 2, vale también para aquellas imágenes que, en una iglesia, son honradas con gran veneración por el pueblo”.

Hay otro canon que alude a las reliquias, dentro del capítulo dedicado a los altares. En concreto, se recuerda que “debe observarse la antigua tradición de colocar bajo el altar fijo reliquias de los Mártires o de otros Santos, según las normas establecidas en los libros litúrgicos” (canon 1237, # 2).

Imagen relacionada

De los últimos años, podemos evocar dos documentos de importancia que hablan sobre este tema. En primer lugar, el “Catecismo de la Iglesia Católica” (del año 1993), que alude brevemente a las reliquias al referirse a las diversas formas de devoción popular. En concreto, afirma lo siguiente:

“Además de la liturgia sacramental y de los sacramentales, la catequesis debe tener en cuenta las formas de piedad de los fieles y de religiosidad popular. El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias, las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el vía crucis, las danzas religiosas, el rosario, las medallas, etc.” (Catecismo de la Iglesia Católica n. 1674).


Más de 19.000 personas veneran reliquias del Padre Pío

Reliquia de S.Pio de Pietrelcina

En el número siguiente el Catecismo explica que la religiosidad popular está en relación con la liturgia de la Iglesia, pero sin sustituirla. En el n. 1676, más elaborado, se recuerda la necesidad de “un discernimiento pastoral para sostener y apoyar la religiosidad popular y, llegado el caso, para purificar y rectificar el sentido religioso que subyace en estas devociones y para hacerlas progresar en el conocimiento del Misterio de Cristo (cf. Catechesi tradendae n. 54). Su ejercicio está sometido al cuidado y al juicio de los obispos y a las normas generales de la Iglesia (cf. Catechesi tradendae 54)”. Luego se dan a entender aspectos positivos de esta religiosidad popular, que tanto valor tiene para promover la relación entre lo humano y lo divino.

El segundo documento fue publicado el año 2002 (tras la aprobación del Papa Juan Pablo II el año anterior) por la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, con el título “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia. Principios y orientaciones”. En este Directorio se ofrece un marco histórico, magisterial y teológico para comprender las diversas formas de devoción popular, entre las que se encuentra la veneración a las reliquias. Al mismo tiempo, se ofrecen orientaciones que sirven para armonizar, según lo que había sido pedido en el Concilio Vaticano II, la piedad popular y la liturgia.

El Directorio trata el tema de las reliquias sobre todo en dos números (236 y 237). En ellos encontramos, en primer lugar, una descripción o presentación de lo que son las reliquias y de los tipos o clases de las mismas:


Resultado de imagen de Veneración de reliquias

Reliquia de San Pablo...Malta

“236. El Concilio Vaticano II recuerda que «de acuerdo con la tradición, la Iglesia rinde culto a los santos y venera sus imágenes y sus reliquias auténticas». La expresión «reliquias de los Santos» indica ante todo el cuerpo - o partes notables del mismo - de aquellos que, viviendo ya en la patria celestial, fueron en esta tierra, por la santidad heroica de su vida, miembros insignes del Cuerpo místico de Cristo y templos vivos del Espíritu Santo (cf. 1Cor 3,16; 6,19; 2Cor 6,16). En segundo lugar, objetos que pertenecieron a los Santos: utensilios, vestidos, manuscritos y objetos que han estado en contacto con sus cuerpos o con sus sepulcros, como estampas, telas de lino, y también imágenes veneradas”.

En un segundo momento, según lo que ya vimos al recordar el “Código de Derecho Canónico”, el Directorio alude al tema del uso de las reliquias en los altares. En concreto, afirma:


Resultado de imagen de Veneración de reliquias bajo el altar

“237. El Misal Romano, renovado, confirma la validez del «uso de colocar bajo el altar, que se va a dedicar, las reliquias de los Santos, aunque no sean mártires». Puestas bajo el altar, las reliquias indican que el sacrificio de los miembros tiene su origen y sentido en el sacrificio de la Cabeza, y son una expresión simbólica de la comunión en el único sacrificio de Cristo de toda la Iglesia, llamada a dar testimonio, incluso con su sangre, de la propia fidelidad a su esposo y Señor”.

El mismo n. 237 del Directorio ofrece una serie de indicaciones concretas para una pastoral que ayude a los católicos a hacer un buen uso de las reliquias:

“A esta expresión cultual, eminentemente litúrgica, se unen otras muchas de índole popular. A los fieles les gustan las reliquias. Pero una pastoral correcta sobre la veneración que se les debe, no descuidará:

-asegurar su autenticidad; en el caso que ésta sea dudosa, las reliquias, con la debida prudencia, se deberán retirar de la veneración de los fieles;

-impedir el excesivo fraccionamiento de las reliquias, que no se corresponde con el respeto debido al cuerpo; las normas litúrgicas advierten que las reliquias deben ser de «un tamaño tal que se puedan reconocer como partes del cuerpo humano»;

-advertir a los fieles para que no caigan en la manía de coleccionar reliquias; esto en el pasado ha tenido consecuencias lamentables;

-vigilar para que se evite todo fraude, forma de comercio y degeneración supersticiosa.


Resultado de imagen de Beso de reliquias de santos

Las diversas formas de devoción popular a las reliquias de los Santos, como el beso de las reliquias, adorno con luces y flores, bendición impartida con las mismas, sacarlas en procesión, sin excluir la costumbre de llevarlas a los enfermos para confortarles y dar más valor a sus súplicas para obtener la curación, se deben realizar con gran dignidad y por un auténtico impulso de fe. En cualquier caso, se evitará exponer las reliquias de los Santos sobre la mesa del altar: ésta se reserva al Cuerpo y Sangre del Rey de los mártires”.

Estas indicaciones del Directorio ofrecen una buena síntesis de la doctrina católica sobre las reliquias, que, como hemos visto, han sido veneradas desde antiguo y han sido apreciadas positivamente por el Magisterio de la Iglesia a lo largo de los siglos.

Podemos decir, en resumen, que, sin dejar de avisar sobre peligros, deformaciones o usos indebidos de las reliquias, la doctrina católica considera las partes de los cuerpos de los santos u otros objetos relacionados directamente con ellos, como una ayuda para entrar en contacto con Dios a través de hombres y mujeres que se dejaron transformar por la gracia y alcanzaron así el don de la salvación en Cristo. Esos hombres y mujeres son ahora intercesores, se unen a la oración de Cristo al Padre en favor de sus hermanos.


papa francisco mira relicario licuefaccion sangre san genaro

El Papa Francisco contempla como la reliquia de S. Genaro
se licúa antes de la misa solemne. 

Este es el sentido correcto del uso y veneración de las reliquias, que ayudan al corazón cristiano para renovar su fe, y que permiten así una mejor comprensión del Evangelio y una participación más consciente y madura en los sacramentos, en los que no sólo recordamos (como al hacer uso de las reliquias) la acción salvadora de Cristo, sino que la acogemos como fue acogida, a veces de modo heroico, por tantos miles y miles de santos de todos los tiempos.
Lorena Bais 

Misioneros Digitales Católicos MDC
Confeccionado por Franja.

Continuará.



miércoles, 28 de marzo de 2018

El Reto Del Amor 28 marzo 2018

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

Las Dominicas de Lerma

Hoy el reto del amor es que esperes a las galletas desde el Amor.

El Reto Del Amor 28 marzo 2018

Año del Señor 2018
27 de marzo

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

“BIZCOLLETAS”

Es tradición en el Monasterio hacer en esta época unos corderitos de galleta que luego repartimos entre nuestros familiares y conocidos para felicitar la Pascua. Como nos esperaba mucho trabajo, el lunes por la tarde hicimos las 11 masas que íbamos a necesitar, para así ya, al siguiente día, solo tener que cortar con los cortadores, hornear y decorar las galletas.

Ayer repartimos los distintos pasos a hacer entre las que estábamos en el equipo. ¡Todo bajo control! En cuestión de minutos, según las previsiones, sacábamos la primera hornada y... ¡se habían convertido en “bizcolletas”!

¿Nunca has comido bizcolletas? Yo tampoco, pero aquello era de todo menos galletas de mantequilla. Se habían hinchado, se desmigaban, ¡olía a bizcocho por toda la cocina!

Cundió el pánico en cuestión de segundos. ¿Qué había pasado? Habíamos seguido la receta al pie de la letra...

Entonces se nos ocurrió mirar la harina que nos habían regalado, y ponía claramente: HARINA PARA BIZCOCHOS, NO AÑADIR LEVADURA. De ahí que saliesen “bizcolletas”: ¡las galletas se hinchaban por la levadura!

El equipo entero continuamos en “modo pánico”, pues no sabíamos qué hacer: ¿Repetir las masas? ¿Hacer otra cosa?

Optamos por esperar a que se enfriasen las “bizcolletas” que acabábamos de sacar del horno y, ¿sabes qué?, endurecieron y estaban riquísimas.

Ayer nos impresionaron los correos de todos los que nos pedíais oración por vuestros hijos. ¿Cuántas veces has seguido la receta al pie de la letra con ellos, o con los jóvenes a los que formas... y cuántas veces sientes que “las galletas“ no salen, o se convierten en otra cosa?

Que no cunda el pánico, no dejes de seguir la receta: diciendo las cosas, entregándote, regalando amor a cada uno, aunque a veces sientas que nada sale. Permanece y espera a su lado cuando sientas que no sabes qué hacer.

Cristo es tu aliado, es el aire que hace endurecer la masa, es el que llega allí donde tú no puedes llegar. Ora por ellos en los momentos en los que sientas que tienes que esperar, con la certeza de que Él saldrá por ti. Cuando salgan de casa, cuando se enfrenten a algo a lo que tú no puedes llegar, ponles bajo Su protección.

Hoy el reto del amor es que esperes a las galletas desde el Amor. Ora primero y después dile que le quieres a ese joven o niño en el que estás pensando. Díselo de palabra o por escrito. Recuerda que el Amor es el principal ingrediente de la receta,  hace que no pierdas la esperanza, que permanezcas. Ora, permanece y no dejes de amar con tus galletas, no pierdas la esperanza.

VIVE DE CRISTO
¡Feliz día!

©Producciones es El- Vive de Cristo (Dominicas Lerma)
Prohibido cualquier reproducción para uso comercial. Solo se permite un uso para actividades de evangelización siempre que se publiquen sin ningún tipo de modificación.




lunes, 19 de marzo de 2018

El Reto Del Amor 19 marzo 2018

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

El Reto Del Amor 19 marzo 2018

Las Dominicas de Lerma

HOY EL RETO DEL AMOR ES PEDIRLE AL SEÑOR VER AL “SAN JOSÉ” QUE HA PUESTO EN TU VIDA

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

VELOCIDAD DE ADAPTACIÓN

Ayer, de camino a Vísperas, caí en la cuenta: “¡Mañana es san José! Seguro que no hay reto. ¡Oh, Señor, qué ilusión me haría que me regalases uno sobre este santo...!”

Empecé a repasar mentalmente el himno de san José, las imágenes que me gustan de él, alguna anécdota de los santos... pero, nada, el Señor no me marcaba el camino.

Al entrar en la capilla desistí, queriendo dejar a parte mis pensamientos para centrarme en las Vísperas. Pero, al cruzar la puerta...

“¡¡Ay, los tazones!!”

Yo me encargo de poner la mesa. Esa tarde había puesto los platos de domingo, y había dejado puestos en las mesas los tazones para el desayuno... ¡pero había puesto los tazones malos, los de diario!

“¡¡Pero si mañana es solemnidad!! Pobre san José... si se descuida, de solemnidad le bajo a simple conmemoración...”

Y, cuando estaba cambiando la vajilla, ¡sentí al Señor! Pues, ¡así es como se pasó la vida san José!

Él ya tenía toda su vida preparada y organizada, como yo el comedor. Sus planes eran bellos: casarse con María, construir un buen hogar... Y, a un paso de realizarlo, ¡zas!, el Señor le modifica los planes: ser padre del Mesías, irse a Belén, ahora huye a Egipto (que en burro está lejísimos), ahora vuelve a Nazaret...

Muchas cosas tuvo que cambiar en su mente y en su corazón. Pero, eso sí, ¡fue a mejor! ¡A tazones no de diario, sino de solemnidad! Ser padre, nada menos, que del Hijo de Dios, ¡ser el primer maestro del Maestro! Y él siempre con su corazón humilde, silencioso, sin querer llamar la atención, dispuesto a lo que Dios le pidiera.

¡Cuántas veces les ha tocado hacer lo mismo a nuestros padres! Cuántos desvelos, cambios de planes, cuántos trabajos ocultos y sacrificios escondidos tras una sonrisa, cuánto cansancio disimulado y cuántas enseñanzas pacientes en nuestros primeros pasos...

¡Muy importantes han de ser los papás, pues hasta Dios quiso tener uno!

Hoy el reto del amor es pedirle al Señor ver al “san José” que ha puesto en tu vida. Te invito a que hoy, en tu oración, des gracias a Cristo por tu padre. Pídele poder descubrir hoy tantas cosas buenas que tiene, especialmente las que no has sido capaz de ver hasta ahora. Da gracias, ora por él, y hazle el mejor regalo: un gran y sincero te quiero. ¡Te quiero, papá, feliz día!

VIVE DE CRISTO

Pd: Y, por supuesto, felicidades a todos los José, Pepe, a las Mª José, Pepa... a los seminaristas... ¡feliz día a todos!



19 Marzo 2018
¡Feliz día!

COMENTARIO OBLIGADO.

Publicado sin ningún tipo de modificación, tal cual lo publican.
Nunca lo he modificado, pero sí aprovechado para la evangelización en mi Parroquia Virtual de San Josemaría, que así se llama. Franja.

Hecha esta advertencia, voy a escribir algunas palabras de comentario.

Siempre resalto aquello que me ha llamado la atención, para bien o para no tan bien, Pero siempre para bien.


EVANGELIO DE LA SOLEMNIDAD
DE SAN JOSÉ.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 1,16.18-21.24a

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
– «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.

Palabra del Señor

José estaba desposado con María y antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.

El estar desposada es distinto de estar comprometido con María.

Por eso al ángel dice a José: -"José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer... Desposada quiere decir casada, pero faltaba el llevarla a su casa.

Y José acepta el plan de Dios para la Redención de los hombres.

Sin su consentimiento, no se podría llevar a cabo ese plan de Dios. También tuvo el Señor que dotar a José de gracias extraordinarias.
 Y el plan de Dios va adelante por el segundo consentimiento.

El primero el de María y el segundo en un plano más  bajo el de S. José, pero también necesario.

Por eso José  acepta el ser el padre adoptivo de Jesús, el Hijo de Dios en la tierra, y por eso Jesús era tenido por hijo  de José. 
A los ojos de los hombres no notaron que  fuese hijo adoptivo. Aceptó su paternidad  ante los hombres con todas sus consecuencias.

¡Cuánto le debemos a San José por haber dicho sí al plan de Dios!.

Si no tenemos ante los ojos el Evangelio del día, no nos había ayudado mucho la lectura de El Reto de hoy.
Casi dan a entender que José no estaba desposado con María y no es Padre adoptivo de Jesús.

Por esa razón os pongo este  comentario,  para aclarar lo que estaba bastante oscuro y poder así comprender  la gran dignidad de San José. 

Devoción a San José el más grande de los santos, después de su Santísima esposa, la Siempre Virgen María.

La Parroquia Virtual entenderá mejor la Gran dignidad de San José.

A él debemos acudir en todo momento, pues nos dice Santa Teresa, que es el gran maestro de oración. El que mejor trató a Jesús y a María en la tierra y de ahí la mejor muerte en los brazos de Jesús y de María.

Franja. P. Javier Olivares.
Valladares-Vigo 19 de marzo del 2018




sábado, 17 de marzo de 2018

El Reto Del Amor 17 marzo 2018

Blog Católico de Javier Olivares, jubilado

Las dominicas de Lerma

Hoy el reto del amor es tomar la iniciativa
 y acercarte a esa persona.

El Reto Del Amor 17 marzo 2018

Año del Señor 2018
17 de marzo

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. 
Que pases un feliz día.

QUITAMANCHAS

Nuestro hábito es de color blanco. Para mi gusto, es el hábito más bonito del mundo (qué voy a decir yo, ¿verdad?), aunque tengo que reconocer que tiene un pequeño inconveniente... y es que cualquier mancha se ve a distancia.

El otro día, al servirme, se me coló la manga en el plato, y se me quedó marcada con una buena mancha de tomate.

Cuando llegamos al Noviciado, pensé en dejar para un poco más tarde lo de quitar la mancha, pero al final me lo pensé dos veces y me puse a ello.

Mientras estaba frotando la mancha, y viendo lo que me costaba quitar el tomate, me alegré pensando en que menos mal que no lo había dejado para después. Las manchas, cuanto más se tarde en lavarlas, son más difíciles de quitar: la grasa va penetrando más en la tela y comienza a expandirse...

Al instante caí en la cuenta de que aquello que le ocurre a las manchas es lo mismo que nos sucede a nosotros con los demás. Todo va bien hasta que tenemos un encontronazo con una persona: esa discusión, aquel enfado por una tontería, o ese desacuerdo... esas situaciones nos salpican, y es como si cayera sobre nosotros una mancha. Solo que este tipo de manchas no es sobre tela, sino que se posan en nuestro corazón.

Sentimos una mancha porque ya no estamos igual que antes, sentimos esa falta de paz, ese no querer dejar nuestras razones a un lado, sentimos esa mancha porque una parte de nuestro corazón ha dejado de amar... Y, como las manchas de la ropa, cuanto más la dejemos estar, más nos cuesta luego afrontarla.

Quizá para nosotros esto suena imposible, y ciertamente lo es, pero para Cristo no hay nada imposible, ninguna mancha ni nada que haya de malo en nuestro corazón puede resistirse a su poder. Solo necesita que tú le des paso y creas en Él.

Hoy el reto del amor es tomar la iniciativa y acercarte a esa persona. No dejes que esas pequeñas manchas te vayan dejando sin vida. Siéntate con Cristo y Él se encargará de lavar tu malestar para que puedas reconciliarte de corazón. Tu felicidad se esconde en el amor.


VIVE DE CRISTO


¡Feliz día!

©Producciones es El- Vive de Cristo
(Dominicas Lerma)
Prohibido cualquier reproducción para uso comercial. Solo se permite un uso para actividades de evangelización siempre que se publiquen sin ningún tipo de modificación.


COMENTARIO

Publicado sin ningún tipo de modificación, tal cual lo publican.
Nunca lo he modificado, pero sí aprovechado para la evangelización en mi Parroquia Virtual de San Josemaría, que así se llama. Franja.

Hecha esta advertencia, voy a escribir algunas palabras de comentario.

Siempre resalto aquello que me ha llamado la atención, para bien o para no tan bien, Pero siempre para bien.

“Hoy el reto del amor es tomar la iniciativa y acercarte a esa persona. No dejes que esas pequeñas manchas te vayan dejando sin vida. Siéntate con Cristo y Él se encargará de lavar tu malestar para que puedas reconciliarte de corazón. Tu felicidad se esconde en el amor”.(Del Reto del Amor de hoy)

Qué pena me da pensar, que muchas personas, incluso las consagradas, tengan alergia al Sacramento de la Penitencia o del Perdón.
¡Alergia a la Confesión sacramental! y…también,  ¡Alergia a hablar de la Confesión sacramental!

Estamos en Cuaresma y uno de los fines de la Cuaresma es la conversión. Ir al Sacramento de la Confesión, para poner en regla nuestra alma, limpiarla del pecado, y podamos celebrar muy limpios los Misterios de nuestra Redención.

La parábola del Hijo Pródigo es la más significativa, Es la vuelta a casa del hijo que se marchó de casa con su herencia y lo gastó todo perdidamente, se quedó sin nada y vuelve a casa reconociéndose indigno y pecador. Está hambriento y vuelve a la casa de su padre, su casa perdida, donde ni a los jornaleros les falta el pan. “Padre, he pecado contra el cielo y contra tí…”
La escena es una muestra de lo que el Señor está significando… el Sacramento de la Confesión.

Jesús dirá a los Apóstoles el mismo día de la Resurrección, después del saludo y de darles la fuerza del Espíritu Santo. “A quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados, a quienes se los retengáis les quedan retenidos”.
Por eso es terrible, que en estos tiempos nos olvidemos del Sacramento de la misericordia. No hay conciencia del pecado!. Y habrá que estar repitiéndolo incluso a los sacerdotes y a muchas almas consagradas… el valor de la Confesión sacramental.!!!

¿Te has confesado ya?. ¿Lo tienes entre las prioridades de la Cuaresma? .

Te recomiendo hacer el Vía-Crucis, para que al contemplar al Señor camino del Calvario,  aumentes el dolor de  tus pecados, al ver lo mucho que El Señor ha hecho por ti y por mí, hasta su muerte en una Cruz!!!.

Cristo resucitó para hacer realidad todo el plan de Dios. Ahora nos toca a nosotros el aprovecharnos de todos esos bienes, que nos traen la salvación.
¡Qué pena sería el que dejásemos pasar un Cuaresma más y en la cercanía tuviésemos el encuentro con Dios.
Yo os digo, porque que no lo dudo, y por eso os lo quiero recordar.
Si os recomiendo que acudáis a la confesión semanal, es que es muy importante, si os tomáis en serio vuestra vida cristiana.

Que los consagrados no se confiesan semanalmente?  Yo creo que sí, que se confiesan, porque serían muy tontos o inconscientes, si no siguiesen los consejos de sus santos fundadores o fundadoras.

Esto pido de reflexión en este día de Cuaresma, para los de la parroquia virtual que lean el comentario de hoy.
Nosotros necesitamos del Sacramento de la Confesión frecuente.
No te olvides de que Dios sabe más, y quiere que busques el camino verdadero. No te salgas del camino!.

Pido vuestras oraciones.
Me encuentro mejor de salud. Ya ando por casa sin bastones. Ya fui capaz de celebrar la Santa Misa de pié dos veces, ayer y anteayer. Estoy mejorando.
El fisioterapeuta está haciendo el milagro. Y me estoy viendo en el altar de una parroquia, dónde no voy a celebrar desde la fiesta de Reyes.

Franja. P. Javier Olivares.
Valladares-Vigo, 17 de marzo del 2018